administracion@axerconsulting.es 606 048 308 Linkedin logo Facebook logo
AXER CAPITAL CONSULTING | Asesoría de empresas

¿Cómo extinguir una deuda tributaria?

10 diciembre, 2019

Según el artículo 59 de la LGT, se puede extinguir una deuda tributaria mediante cuatro vías: mediante el pago, por prescripción, por compensación y por condonación. De forma añadida, también se podría solicitar una baja provisional por insolvencia.

A continuación, se explica todo lo que necesitas saber sobre cada modalidad.

El pago

El pago es la forma más natural de extinguir una deuda tributaria. Su realización puede ser:

  • En efectivo: ya sea en dinero o en especie. Así, el pago se materializa a través de la entrega de bienes que formen parte del Patrimonio Histórico Español.
  • A través de efectos timbrados: solo es posible en algunos casos, lo indicará la normativa del impuesto en cuestión.

Plazos

El artículo 62 de la LGT contempla diferentes supuestos.

  • Deudas resultantes de una autoliquidación: los plazos se fijan desde la normativa del tributo determinado.
  • Deudas resultantes de liquidaciones de la Administración: en período voluntario, se ingresarán según la fecha de la notificación.
    • Si la notificación de la liquidación se realiza entre los días 1 y 15 del mes, se deberá hacer desde ese momento hasta el día 20 del mes posterior.
    • Si la notificación de la liquidación se realiza en los días posteriores al 16, el plazo se acortará hasta el día 5 del segundo mes posterior.

En período ejecutivo, los plazos para extinguir una deuda tributaria serán:

  • Si la notificación de providencia se realiza entre los días 1 y 15 del mes, se deberá realizar entre la fecha de recepción de la notificación hasta el día 20 de dicho mes.
  • Si la notificación de providencia se realiza en los días posteriores al 16, se deberá realizar entre la fecha de recepción de la notificación hasta el día 5 del mes siguiente.

Aplazamiento o fraccionamiento

Este pago puede aplazarse o fraccionarse si se solicita, siempre y cuando la situación financiera no permita realizar los pagos en los plazos establecidos.

El fraccionamiento supone el aplazamiento del pago en el tiempo y su división en varios pagos parciales.

El aplazamiento permite atrasar el pago en el tiempo, pero este se seguirá realizando de una sola vez.

Si la deuda está en período voluntario, no se iniciará el período ejecutivo. Si la deuda está en período ejecutivo, se paralizarán las actuaciones de enajenación de bienes embargados.

En cualquier caso, se necesitará aportar garantía de pago para acceder a estas concesiones.

La prescripción

Esta es la extinción del crédito tributario debido a la inactividad del titular durante un plazo legal determinado (cuatro años).

De esta manera, prescriben:

  • El derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la liquidación.
  • El derecho de la Administración para exigir el pago de las deudas liquidadas.
  • El derecho de los obligados tributarios a solicitar las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, las de los ingresos indebidos y el reembolso del coste de las garantías.

Sin embargo, el plazo comienza de nuevo ante cualquier acción de la Administración que lleve a la liquidación de la deuda o ante la interposición del interesado de reclamaciones.

La compensación

Se puede extinguir una deuda tributaria, total o parcialmente, por compensación, es decir, cuando dos personas sean deudora y acreedora recíprocamente.

Existen dos tipos de compensaciones:

  • Compensación de oficio: será viable cuando las deudas estén en período ejecutivo.
  • Compensación a instancia del obligado tributario: es viable tanto en período voluntario como en período ejecutivo.

La condonación

El acreedora renuncia, total o parcialmente, a la prestación, por lo que la deuda se extingue total o parcialmente.

Este caso puede ser exigido por ley en casos excepcionales.

Insolvencia del deudor

Si el deudor prueba insolvencia total o parcial, se puede extinguir una deuda tributaria en la cuantía pertinente.

Se debe tener en cuenta que:

  • Se declara incobrable al crédito, no a la persona o entidad obligada al pago.
  • La declaración de "crédito incobrable" puede ser total o parcial.
  • Dicha declaración implica que todos los obligados al pago se declaren fallidos.

Si después de haber leído el artículo sigues teniendo dudas respecto a tu caso personal, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales y le ofreceremos respuestas personalizadas.

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso que hacemos de estas. Más información